top of page
  • Alicante Royal Cup

La infraestructura verde y la ordenación de los espacios marítimo-turísticos en las regatas



Con la IV edición de Alicante Royal Cup que se celebra el 24 y 25 de septiembre en la ciudad de Alicante es obligado hacer mención a los beneficios de su influencia en el desarrollo de las zonas costeras como un atrayente turístico de gran importancia. Esta regata y las rutas marinas por ella trazadas deben ser contempladas en el diseño de una Infraestructura Verde que vaya enlazada con la Ordenación de los Espacios Marítimos de nuestro entorno.


Se ha venido a definir a la Infraestructura Verde como una red, diseñada estratégicamente, de zonas naturales y seminaturales de alta calidad, a los que debemos añadir los ecosistemas marinos, gestionados de un modo adecuado para facilitar que los asentamientos rurales y/o urbanos protejan su biodiversidad y den suficientes recursos o procesos de los ecosistemas naturales (bienes y servicios) que beneficien tanto a los seres humanos como al medio natural. Algo que con la crisis del Covid-19 y el retorno a la búsqueda de medios menos contaminados y masificados parece que debemos tener en cuenta.


Con este desarrollo territorial y marino se pretende un avance equilibrado y sostenible de todo el área afectada asegurando la igual implantación de los tres objetivos fundamentales de la política europea:


· Cohesión económica y social

· Conservación y gestión de los recursos naturales y del patrimonio cultural

· Competitividad más equilibrada del territorio europeo.


Con este enfoque de desarrollo territorial y marino integrado debemos hacer hincapié en una política de cooperación como es GIZC (programa de demostración de gestión integrada de las zonas costeras).


La GIZC propone constituir un marco de gestión global de las zonas costeras en su totalidad, abarcando la política medioambiental, la ordenación espacial, la política industrial y otras políticas e instrumentos que inciden en las regiones costeras. La GIZC tiene por objetivo mejorar el bienestar económico y social de las zonas costeras y contribuir a desarrollar plenamente su potencial. Por su parte, la Ordenación de los Espacios Marítimos se ha centrado en la asignación del espacio y en el logro de un equilibrio entre los usos espaciales de las zonas marinas, si bien comparten similitudes en lo que concierne a la participación de los interesados en el uso de estos espacios.



Si se quiere atraer a un turismo con un enfoque marítimo, hoy con la resaca de una pandemia, se debe realizar una ordenación de los Espacios enfocada hacia el diseño de las Infraestructuras Verdes con miras al mar que tengan en cuenta la búsqueda de unos objetivos claros en cuanto al desarrollo ecológicamente sostenible de la actividad turística, planificando su conjunto para conseguir un incremento de la calidad de los servicios turísticos marítimos para dar respuesta a una demanda cada vez más exigente en cuanto a la seguridad y salud. Con la planificación de los Espacios Marítimos y su inclusión en la red de Infraestructura Verde de la provincia de Alicante se lograría el desarrollo de nuevos espacios atractivos para segmentos poblacionales que demandan algo más permitiendo así incorporar a los mercados nuevos productos siempre en busca de de un turismo medioambiental sano y respetuoso con los recursos naturales existentes.


La ordenación o planificación del espacio marítimo opera en cuatro dimensiones al abordar actividades, lo que permite utilizar el mismo espacio para fines diferentes y en momentos diferentes :


– En el lecho marino,

– En la columna de agua,

– En la superficie y

– El tiempo


De este modo se intenta evitar la superposición de usos que puedan interferirse de un modo negativo provocando incomodidades para el usuario y por tanto provocando un rechazo hacia ese espacio o uso que puede trascender de nuestras delimitaciones territoriales o marítimas.



El operar en estas cuatro dimensiones favorece fomentar beneficios de gran importancia en el desarrollo de la ordenación del espacio marítimo como:


- la reducción de los conflictos entre sectores y crea sinergias entre distintas actividades;

- el fomento de la inversión mediante la predictibilidad, la transparencia y unas normas claras;

- el incremento de la cooperación en lo que respecta a cables, oleoductos, rutas marítimas, parques eólicos, etc.;

- La protección del medio ambiente identificando prontamente las repercusiones y oportunidades del uso múltiple del espacio;

- la adaptación al cambio climático y mitigación;

- la preservación de la herencia natural;

- el mantenimiento, restauración y uso sostenible de los ecosistemas;

- un gobierno efectivo;

- la imparcialidad;

- el involucrar a los interesados;

- el desarrollo regional y social;

- un crecimiento económico;

- una mayor competitividad;

- las innovaciones marítimas;

- la vigilancia marítima y seguridad conjunta entre otras muchas.


Son ideas que vienen definidas ya por la legislación europea y que falta implantar y publicitar en nuestro entorno más próximo como es el de Alicante. Ideas que resultarían muy atractivas para que el turismo de regatas en busca de entornos medioambientales seguros, sanos y atrayentes pusieran la mirada en nuestra costa, pasando a ser una oferta reconocida internacionalmente en el mundo del mar.


Texto de Amparo Ortí Lucas, es Licenciada en Geografía e Historia y es socia de la Real Liga Naval Española


Fotos de Pascual Rosser Limiñana

157 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page